Categorías
Blog categorias Sellado

Sellado en piedras

La Importancia del Sellado de Humedad en Muros antes de instalar Revestimientos de Piedras

La casa de una persona es su castillo, ahí el dueño o dueña son rey y reina de su hogar. Es el sueño de cada persona, al igual que una de las más grandes necesidades, tener un lugar propio para vivir; un techo sobre nuestras cabezas y unas paredes que nos cubran de la furia de los elementos del tiempo y el clima.

Pero no basta con solo una habitación de 4 paredes y techo, todo ser humano necesita su hogar donde pasar la vida, descansar, relajarse y sentirse a gusto y cómodo. Es tanto una necesidad como una aspiración, tener un hogar propio y mucha gente le dedica a ese sueño toda su inspiración y esfuerzo para cumplirlo.

Este anhelo de toda persona además no se limita a tener el lugar, sin o a cómo luce, después de todo pasaremos gran parte de nuestras vidas dentro de sus paredes así que hay que hacerlo acogedor y agradable a nuestra vista. Es un particular placer de los dueños de la casa o apartamento el poder mirar a su hogar y sentirse satisfechos con lo que ven, tener un lugar que los haga sentir orgullosos de como luce, de cómo se siente estar dentro de sus paredes; no es una caja de concreto o roca, es más que un refugio, es un hogar. Por esa razón, no es de extrañar que para muchos el diseño del hogar sea un asunto muy personal.

Como reyes de nuestro castillo, tomamos decisiones sobre cada aspecto de nuestro hogar; bien sea que se haya adquirido ya completamente construida y amueblada, o que se construya desde su cimientos, cada decisión está ligada a la opinión del dueño de la casa. Muchos deciden aprender a diseñar para crear los planes de sus  casas de ensueño, otros se enamoran a primera vista de una ya terminada, pero al final siempre terminará llena de cambios que derivan del gusto personal de su o sus habitantes. Es por esto que cada casa tiene su estilo y decoración únicos, adecuados a los deseos y necesidades de los dueños.

Entre los tantos diseños de las casas, hay una variedad de estilos, desde algo minimalista teniendo solo lo esencial, hasta estilos ostentosos llenos de lujos y glamour; podrían considerarse reflejo de la mente del o los ocupantes. Entre los tantos estilos hay una tendencia cada vez más popular a utilizar Revestimientos en Piedra Natural. Consisten de piezas de piedra natural encapazadas en el muro con gran exactitud le dan un toque único a cualquier muro, además dependiendo de la piedra utilizada hay gran variedad de colores y texturas a utilizar para adecuar la selección de acuerdo a las preferencias del dueño.

El uso de Enchapes de Piedra para decorar muros sirve tanto para las paredes interiores como exteriores, incluso pueden utilizarse variaciones como cubiertas de cocina, mesones e incluso el mismo suelo. Usar piedra natural puede hacer una gran diferencia en la decoración, además de ser muy práctico por la resistencia, dureza y excelente durabilidad de la piedra; cada pieza usada está diseñada para durar. Sin embargo también necesita de una instalación adecuada para poder cumplir con su función y durar mucho tiempo. En este sentido, hay varios aspectos a tener en cuenta, donde sobre sale el uso de selladores de humedad.

¿Es importante tomar en consideración la humedad del ambiente?

Sí, como ya se dijo, el uso de piedra natural se usa mucho en muros tanto de interiores como exteriores. Por esa razón, cuando se utilizan como Fachaletas en Piedra, adosando las piezas a las caras externas de la casa, hay que tomar en consideración el impacto que tienen los elementos del ambiente en los muros. Después de todo, estos muros recibirán continuamente los ataques desde la más suave llovizna a las más fuertes lluvias, incluso la sola humedad del suelo sobre el que está erigido el muro puede tener efectos catastróficos en una pared común, si no tiene las medidas adecuadas para protegerse de los elementos.

Por supuesto esto no aplica solo a aquellos muros con Revestimientos en Piedra Natural, sino a cualquier edificación. Sin embargo cuando se trata de los enchapados de piedra, hay algunas complicaciones que pueden surgir si la humedad del suelo alcanza un punto en el que pueda penetrar en el interior de la pared. Todos saben que el la humedad causa efectos poderosos en los materiales, pude verse en muelles como oxidan el metal y pudren la madera. Por supuesto es un ejemplo algo extremo, pero el poder del agua sigue existiendo aunque se limite solo a la humedad presente en el aire o del suelo.

La humedad del aire puede penetrar en la porosidad presente en algunos Enchapes de Piedra y fomentar la oxidación de los minerales que la componen. Esto da como resultado la aparición de las manchas por oxidación que se extienden por toda la superficie de la misma, incluso desde su interior, y además de arruinar los colores y afear la pared, el agua puede llegar a erosionar tanto la piedra como al muro en sí debilitando su estructura y convirtiéndose en un riesgo estructural. Por otro lado, la humedad además fomenta la aparición de algas y moho que incluso pueden ser dañinos para la salud de los habitantes.

No solo desde afuera, la mayor parte de los suelos contienen cierta cantidad de humedad que penetra en ellos desde el aire y durante las lluvias, esta humedad puede ascender por la porosidad del concreto y ladrillos del muro y distribuirse subiendo por su interior. Si el muro tiene Revestimientos en Piedra Natural, el agua puede alcanzarlos desde la cara interna adosada a la pared y penetrar en ellos por la misma porosidad de la piedra. Esto resulta en oxido interno, la aparición de manchas y si se combina con otros minerales o salitre del suelo, puede ocasionar reacciones que cambien la estructura de la piedra.

¿Por qué la humedad es tan dañina para la piedra y el muro?

¿Cómo penetra en la piedra?

Para comenzar, esta capacidad del agua para entrar desde el suelo o el aire en los muros y Enchapes de Piedra se debe a 2 factores, primero la estructura porosa de la roca y el muro que deja minúsculos canales imperceptibles al ojo humano en todo su ancho y largo como si se tratara de millones de tuberías minúsculas. En segundo lugar esta una propiedad física del agua que se llama tensión superficial que ocasiona un fenómeno natural llamado capilaridad del agua.

La capilaridad es resultado de la interacción de fuerzas intermoleculares del agua junto a las fuerzas entre el agua y la superficie con la que tiene contacto, el producto de estas fuerzas es que al entrar en contacto con las paredes internas de un tubo o conducto, el aguan ingresará espontáneamente en él y podrá ascender por este hasta que alcance un equilibrio entre su peso, la presión atmosférica y la fuerza vertical ascendente producto de la tensión superficial junto a la adhesión a las paredes del tubo. Adicionalmente, mientras más estrecho sea el conducto, más ascenderá el agua por él.

Siguiendo lo anterior, puede entenderse que los canales en la roca y el muro formados por la porosidad, son como autopistas para el agua, sea en forma de vapor o líquido, esta los atravesará, y sin la presencia de un sellador de humedad entre las Fachaletas en Piedra y el muro, el agua del aire o suelo húmedos atravesarán  libremente de un lado al otro entre ambos y reaccionando con los componentes de ambas partes.

¿Cómo reacciona con la piedra natural?

Dependiendo de los niveles de humedad, el agua que entra en la roca puede ocasionar problemas como fomentar el crecimiento de musgo y moho, estos además de afear la piedra, pueden debilitarla permanentemente, además muchas veces resultan dañinos para las personas produciendo ataques de asma y otras enfermedades. Por otro lado, el agua actúa oxidando los minerales de la piedra, produciendo las manchas de óxido que de no ser eliminadas pueden cambiar por completo la estructura química de la roca de manera irreversible.

En otros casos, si hay presencia de cal o salitre, estas penetran en los canales producto de la porosidad y tienden a cristalizarse tanto en la superficie de la roca como dentro del sistema capilar del material, y producen un desconchamiento que va destruyendo el muro y provoca el desprendimiento de los Enchapes de Piedra. La única forma de prevenir este daño es protegiéndolo desde antes de instalar el revestimiento, utilizando selladores de humedad en el muro, aplicando otro producto en la superficie para la protección ante la lluvia y humedad del aire y manteniendo el mantenimiento adecuado de acuerdo a la piedra usada.

Conclusión

Es un paso de vital importancia la utilización de selladores de humedad en los muros antes de la instalación para garantizar la durabilidad de los Revestimientos en Piedra Natural y evitar los daños al muro ocasionado por la exposición a la intemperie y sus complicaciones tanto para el hogar como para la salud.